¿Es una buena idea congelar la marihuana?


¿Es una buena idea congelar la marihuana?
Steven Voser

Puede que creas que conservar marihuana en el congelador es una opción perfectamente válida, pero no es así. Sigue leyendo para saber por qué no hay que congelar la marihuana y para obtener algunos consejos sobre cómo almacenar correctamente la hierba y disfrutar de la máxima calidad y sabor.

Una vez que se cosechan las plantas de cannabis, hay que secarlas y curarlas. Este proceso dura aproximadamente 4 semanas, dependiendo de las preferencias del cultivador. Cuando los cogollos están curados, se suelen consumir directamente en el cenit de su calidad.

Si alguna vez te has encontrado con demasiada hierba entre manos (como si eso fuera posible...), quizás te hayas planteado meter la que te sobra en el congelador. No solo te pasa a ti, al fin y al cabo, metemos todo tipo de cosas ahí, ¿y por qué no la hierba también? Bueno, pues hay algunas cuestiones a tener en cuenta. Sigue leyendo para descubrir por qué no es conveniente guardar la marihuana en el congelador.

¿Qué pasa cuando metemos la marihuana en el congelador?

Cuando metemos hierba en el congelador, cualquier molécula de agua que contenga se expande y destruye la integridad estructural de las células a medida que alcanzan la temperatura de congelación. Después, cuando sacas la hierba del congelador y la descongelas, esos compuestos químicos se contraen, dejando una masa blanda y húmeda. Si no nos crees, compruébalo congelando cualquier otra flor o hierba y lo verás con tus propios ojos.

Si consigues secar los cogollos blandos y apelmazados que tenías en el congelador y te los fumas, es probable que notes que han perdido parte de su potencia, sabor y aroma. Esto es debido a que los tricomas resinosos que contienen terpenos y cannabinoides (como el THC y CBD), los compuestos químicos que dan a la hierba su chispa, se cristalizan en el congelador. Como resultado, los tricomas se vuelven súper frágiles y se desprenden fácilmente de los cogollos, a menudo cayendo al fondo del contenedor en el que estaban guardados. Durante el tiempo que tardas en sacar la hierba del congelador, descongelarla, secarla y conseguir liarte un porro con ella, o cargar un bong o vaporizador, es posible que pierda una buena parte de su calidad.

¿Se destruye el moho al congelar la marihuana?

Internet está repleto de rumores que sugieren que guardar marihuana en el congelador mata las esporas de moho. De nuevo, es una suposición lógica. Al fin y al cabo, el moho tiende a tener dificultades para sobrevivir en ambientes fríos y secos como el del congelador. Sin embargo, meter la hierba en el congelador no es la forma de protegerla de un nivel alto de humedad. La mejor manera de prevenir la formación de moho en los cogollos que has cosechado es seguir un correcto proceso de secado y curado después de la cosecha, y almacenar los cogollos siguiendo los consejos que describimos en el siguiente artículo.

¿Puede volverse morada la hierba congelada?

Otro concepto erróneo que tienen algunos cultivadores es que congelar la marihuana hace que se vuelva morada. Pero no es cierto.

Algunas plantas de marihuana se vuelven moradas debido a una combinación de factores genéticos y ambientales. Las variedades que ya tienen una predisposición genética a volverse moradas tienen más probabilidades de hacerlo cuando se exponen a temperaturas de cultivo más frías, especialmente durante las últimas semanas de floración. Sin embargo, los cogollos no pueden cambiar radicalmente de color una vez que han sido cortados de una planta. Como mucho, podrían perder algo de su color verde si se conservan durante largos períodos de tiempo, pero no se volverán morados por arte de magia por guardarlos en el congelador.

Hacer live resin o QWISO: las únicas ocasiones en las que debes congelar la hierba

La única vez que es aceptable congelar las flores de marihuana es para hacer resina viva o un extracto con lavado rápido en isopropílico (QWISO). La resina viva es un tipo de concentrado que, como su nombre indica, se elabora a partir de cogollos de marihuana “vivos”. Una vez cortados y manicurados los cogollos, se salta el proceso de secado y curado y, en su lugar, se congelan enseguida para conservar la mayor cantidad posible de terpenos y cannabinoides (que normalmente comienzan a degradarse durante el secado y curado). A continuación, los cogollos congelados se someten a un disolvente, como butano o propano, para extraer la mayor cantidad de resina posible. Luego, el extracto se purifica, dando lugar a un concentrado rico en cannabinoides y terpenos presentes de forma natural en las plantas de marihuana vivas.

Ten en cuenta que hacer resina viva requiere material especializado para congelar y procesar eficazmente los cogollos de marihuana frescos. No recomendamos hacer resina viva o cualquier otro extracto a base de butano o propano en casa, ya que son compuestos extremadamente volátiles y peligrosos si se manipulan fuera de un laboratorio profesional controlado.

El QWISO, por otro lado, se puede hacer fácilmente en casa e implica congelar los cogollos durante un par de horas en alcohol de alta graduación. Este proceso elimina los tricomas y hace que el alcohol los absorba, filtrando la materia vegetal en una fase posterior (así que no importa que se vuelva blanda).

¿Cómo debo conservar la hierba?

¿puede volverse morada la hierba congelada?

Ahora que sabes cómo no conservar la marihuana (es decir, sin meterla en el congelador), es probable que te preguntes qué puedes hacer con los cogollos que te sobran (aparte de fumarlos). A continuación, te mostraremos una descripción general de las cosas más importantes que debes tener en cuenta al conservar marihuana.

Evita estas tres amenazas

Para que tus cogollos huelan, sepan y se fumen lo mejor posible, tienes que evitar lo siguiente:

  • Luz: la luz ultravioleta directa, ya sea natural o no, degrada los cannabinoides y terpenos de los cogollos y los seca.
  • Humedad: el exceso de humedad puede exponer los cogollos al riesgo de desarrollar moho.
  • Cambios de temperatura: los cogollos de marihuana no deben conservarse en condiciones extremas de calor o frío, ya que ambas situaciones pueden degradarlos mucho más rápido. Los cambios constantes de temperatura también pueden causar problemas y reducir la viabilidad de tu hierba.

Utiliza recipientes adecuados

Una de las claves para almacenar correctamente la hierba es utilizar recipientes de calidad. Los tarros de vidrio herméticos u otros frascos de cristal con un buen sellado son perfectos, ya que ayudan a los cogollos a protegerse de la humedad, la suciedad, el polvo, los insectos y los gérmenes. Si quieres hacer las cosas como se debe, invierte en frascos con un acabado resistente a los rayos UV o de color marrón oscuro o verde para proteger aún más los cogollos de la degradación de la luz. Otra buena alternativa es almacenar la hierba en frascos transparentes en una despensa, cajón o cualquier otro lugar oscuro.

Cómprate packs de humedad y un higrómetro

La humedad relativa ideal para almacenar la marihuana es entre un 58 y 63%. La mejor manera de controlar esto es invertir en packs de humedad especialmente diseñados para mantener la hierba al nivel de humedad ideal (manteniendo la humedad del interior de los recipientes a un nivel óptimo) y un higrómetro (para medir la humedad de los recipientes de forma regular).

Otras cosas a tener en cuenta al almacenar marihuana

Cuando almacenes la hierba, recuerda lo siguiente para conservar el sabor, aroma y efectos de los cogollos durante el mayor tiempo posible:

  • Limpia y esteriliza siempre tus recipientes antes de usarlos para evitar la contaminación de los cogollos con gérmenes, polvo u otros contaminantes.
  • Utiliza recipientes de almacenamiento de vidrio siempre que sea posible. Los recipientes de plástico y metal van bien, pero usarlos para el almacenamiento a largo plazo afectará al sabor de la hierba.
  • Guarda cada variedad en un recipiente diferente para evitar que se mezclen los sabores y aromas.
  • Recuerda que el ambiente donde estén los cogollos debe ser seco, oscuro y fresco.

Para terminar, volvemos a repetir que hay que evitar congelar la marihuana en la medida de lo posible. Como ya hemos visto, aunque un congelador puede cumplir con los requisitos de un lugar oscuro y fresco para un correcto almacenamiento de marihuana, convertirá rápidamente tus deliciosos cogollos que tanto esfuerzo te han costado en una masa blanda. En su lugar, compra varios recipientes de vidrio de calidad, packs de humedad y un higrómetro, y sigue las instrucciones de almacenamiento de marihuana descritas anteriormente para que tu hierba sepa, huela y se fume de la mejor manera posible durante mucho tiempo.

Steven Voser
Steven Voser

Steven es un veterano del periodismo del cannabis que ha profundizado en todos los aspectos de la planta. Está especialmente interesado en la cultura cannábica, la nueva ciencia de la marihuana, y su influencia en el panorama legal de todo el mundo.